Monday 25 September 2017

La primera infancia es la etapa más importante de la vida. Es la etapa en la que se hacen más conexiones cerebrales, se potencian las capacidades de los niños, se apropian del lenguaje, entienden la cultura de su comunidad, descubren las posibilidades de su mente y su cuerpo, construyen su identidad y adquieren habilidades para convivir con otros.

La Educación Inicial es un derecho que tienen los niños y las niñas desde que nacen hasta que cumplen seis años. Busca promover su desarrollo integral partiendo del reconocimiento de sus particularidades e intereses; del respeto por sus diferentes ritmos de desarrollo; de la importancia de explorar, jugar, acercarse a la literatura y crear, y del valor que tiene compartir y aprender de adultos que los respetan, los quieren y los protegen.
La Educación Inicial involucra actividades como: El juego, acercamiento a la literatura (lecto-escritura y creatividad), cantar, bailar, pintar, disfrazarse, explorar y preguntar, ejercicio del razonamiento lógico, pre-matemáticas, desarrollo de sus habilidades motrices finas y gruesas por medio de diferentes actividades, desarrollar su identidad, autoestima y autonomía.

Otra de las funciones de la educación es enseñar a nuestros pequeños a pensar críticamente. La inteligencia y el carácter son metas verdaderamente importantes de la educación. En preescolar comenzamos este proceso educativo, generando oportunidades en las que el aprendizaje parta de la reflexión, esperando que nuestros estudiantes cada día crezcan en inteligencia y valores, siendo capaces de analizar y fundamentar sus experiencias de aprendizaje, así como enseñarles a esforzarse al máximo para lograr lo que desean, superándose a sí mismos cada día y haciéndoles saber que eso está en sus manos.